2º Objetivo minimalista: Decir no al exceso de información.

El primer paso de mi dieta informacional lo dí hace varios años, cuando renuncié al cien por ciento a la oferta de la TV. Como dice Sartori en su libro Homo Videns, es la tv el aparato que de alguna forma hackea nuestra capacidad cognitiva y de abstracción y nos obliga a pensar en términos de imágenes destruyendo mucho de nuestra percepción sobre la realidad. Al aprender a decir que no a lo que la TV ofrece, estoy dando espacio para consumir la información que verdaderamente tiene sentido para mi, pero no solo eso, me permite ser un poco mas objetiva, y no tan influenciable por los discursos masivos (De veras que hago un esfuerzo, pues sigo siendo una pequeña señorita reactiva en la mayoría de las ocasiones donde la política y el contexto socio-cultural lo amerite). También dejé de escuchar radio hace mucho tiempo, en su lugar sólo escucho algún que otro podcast.

El segundo gran paso fué la reducción de las redes sociales, es decir  la eliminación de amigos que no lo eran, el abandonar grupos que ya no eran de mi interés y la limitación de la información que consumía de algunos conocidos con los que no comparto absolutamente nada de lo que piensan.

También dejé de leer  sobre Minimalismo. Aplico minimalismo al Minimalismo. Contrariamente a lo que muchos piensan, empaparse de la misma doctrina una y otra vez, no es mas que una actitud pasiva que no permite pensar por si mismo los conceptos. Mis referentes minimalistas son realmente muy pocos (demasiado pocos), hay mucho  que leo en libros donde se profundizan temas y hasta se dan distintas visiones… Lo otro lo busco en la parte mas oscura de mi fuero interno.

Por tanto este objetivo minimalista tiene como fin mas bien ajustar ciertas condiciones sobre mi propia alimentación informacional con la que ya estoy bastante conforme, para ello intentaré las siguientes pautas minimalistas:

1- Noticias: Es importante estar informado de las noticias a nivel nacional e internacional pero sólo a nivel macro, nada de sensacionalismos. Ello significa no consumir diariamente las ofertas de los canales de noticias, con un par de veces a la semana basta. Optar por páginas relativamente neutras (aunque en cuanto a noticias concierne la objetividad prácticamente no existe): Opto por seguir leyendo las noticias desde páginas como la BBC a nivel internacional y aún estoy pensando qué alternativa no progresista y realmente objetiva (y con buena redacción) hay a nivel nacional.

2- Eliminar suscripciones innecesarias en mails laborales y personales: Cursos de formación que no tomé, newsletters que no leo, blogs que no sigo…

3- Eliminar cuentas de mails viejas y que ya no uso.

4- Eliminar de mi carpeta de favoritos páginas que quedaban como pendientes de leer y que por diversos motivos no fueron chequeados.

5 – Volver a revisar los distintos grupos de Facebook donde estoy como miembro y salirme de los que tengo poca o nula participación.

6- Revisar suscripciones en Youtube, aunque realmente tengo muy pocas.

7- Revisar suscripciones en WordPress.

8- Eliminar libros de mi biblioteca virtual que sé que ya no voy a leer.

¿Qué hacer con todo el espacio y tiempo que gane cuando deje ir todo esto? Quién sabe… Tal vez aprenda por fin a elaborar como corresponde un cheesecake.

1485629022754.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s