Reseña nº 1: Homo videns. La sociedad teledirigida.

Paula Andrea Bogo.png

¿Quién es el Homo Videns? ¿Cómo es? ¿A qué se dedica? ¿Por qué su personalidad está socavando al Homo Sapiens y hasta puede que lo haya reemplazado sin siquiera darnos cuenta? Estas y otras preguntas me hice al momento de leer Homo Videns, esta joyita de Giovanni Sartori publicada en 1997, porque al parecer (como tantas otras obras) el autor tenía en su poder la famosa bola de cristal, y pudo preveer la situación social y cultural de nuestra época y alertarnos. Y aunque hizo bastante revuelo, lastimosamente podemos decir que no le hicimos mucho caso.

En mi opinión, pocos libros como éste grafican tan bien la versión actual de nuestra vida y de la realidad en la que vivimos. Tal vez se haya quedado corto en pronosticar el ensamble entre el telefono e internet y su multifuncionalidad. Algunos lo ven como un beneficio, yo lo veo como un instrumento mas de distracción y hasta de dependencia emocional (conflicto que supera ampliamente, pienso, a la adicción a la TV).

Homo Videns forma parte de mi biblioteca personal desde el momento en que empecé a documentarme sobre los efectos adversos que genera la dependencia física, mental y emocional hacia los smartphones. De alguna forma este ensayo me otorgó la posibilidad de conocer el origen, la antesala donde se desarrolló toda esta virulenta adicción a la pantalla y la conexión 24/7, en otras palabras, comprender el por qué.

Pues bien, el libro está dividido en tres grandes partes:

La primacía de la imagen: Donde hace un análisis contundente sobre su principal hipótesis: La vulneración de la capacidad cognitiva del ser humano en detrimento de la supremacía de la imagen como eje argumental. Se hace un esbozo sobre cómo el desarrollo de las civilizaciones a través de la progresiva complejidad del lenguaje y los distintos desarrollos tecnológicos, comenzando con la imprenta, han tenido su freno y retroceso como consecuencia del papel preponderante de la televisión. Analiza también el complejo desarrollo de los niños en la era televisiva, indicando las regresiones en cuanto a la capacidad de pensar de modo complejo, la capacidad de entender y el impacto que este video-niño tendrá al momento de relacionarse con la tecnología multimedia, con la sociedad y con el sistema de gobierno democrático.

La opinión teledirigida: Esboza la implacable influencia de los medios televisivos en la formación de la opinión pública, la forma en la que se gobierna a través de sondeos manipulados, la hábil táctica de los medios de comunicación para desinformar mas que informar, y el proceso de cómo la imagen puede mentirnos al mostrarnos una realidad editada que para nada coincide con la verdadera.

-”¿Y la democracia?: Para el autor, este nuevo perfil de ser humano opera de una  forma distinta en la constitución del sistema democrático: Se fomenta la idea de una aldea global cuando en realidad las imágenes que observamos sólo corresponden a la parte del mundo donde no hay autoritarismos, quedando a oscuras una gran parte de la humanidad; la democracia debilitada en relación de un individuo débil de consciencia y mayormente ignorante y, lo peor de todo, para nada interesado en querer saber más. También analiza las características del post-pensamiento, un pensamiento carente de cultura.

idiocracy
Idiocracy, 2006

Para Sartori, la revolución multimedia está transformando al Homo Sapiens dando paso al Homo Videns, es decir un hombre carente de la facultad de pensar por sí mismo en complejidades, producto de la invasión y el posterior monopolio de la imagen a través principalmente de la TV. Un hombre que sólo cree en lo que ve, sin darse la oportunidad de plantearse la verdad o la mentira de esa realidad editada. En resumidas cuentas, Sartori nos explica por qué el origen de esta involución fué dado a través de la TV: “(…) Pero la TV nos permite verlo todo sin tener que movernos: lo visible nos llega a casa, prácticamente gratis, desde cualquier lugar. Sin embargo no era suficiente. En pocas décadas el progreso tecnológico nos ha sumergido en la era cibernética, desbancando -según dicen- a la televisión. En efecto hemos pasado, o estamos pasando, a una edad “multimedial” en la cual, como su nombre indica, los medios de comunicación son numerosos y la televisión ha dejado de ser la reina de esta multimedialidad. El nuevo soberano es ahora el ordenador. Porque el ordenador (y con él la digitalización de todos los medios) no sólo unifica la palabra, el sonido y las imágenes, sino que además introduce en las “visibles” realidades simuladas, realidades virtuales”. Y ese es el gran problema de nuestra generación: No solemos distinguir entre lo que es real, de lo editado. La opinión pública y la publicada no suelen coincidir. De hecho una persona que analice atentamente los discursos en los medios de comunicación y en las redes sociales y los corteje con la realidad del día a día, puede darse cuenta de este desfasaje de realidad. Pero lamentablemente, toma preponderancia aquella opinión que se grita mas fuerte aunque ésta no sea la más conveniente ni la que aporte mayores soluciones a los problemas que nos aquejan día a día.

Tal como dice Sartori: “(…) la capacidad simbólica de los seres humanos se despliega en el lenguaje, en la capacidad de comunicar mediante una articulación de sonidos y signos “significantes”, provistos de significado. (…) el lenguaje esencial que de verdad caracteriza e instituye al hombre como animal simbólico es “lenguaje-palabra”, el lenguaje de nuestra habla…”

tumblr_mc3fixgdhi1rgq2vbo1_500

Esta capacidad simbólica, que nos permite pensar en abstracto a través de conceptos complejos como pueden ser las ideologías, las religiones, los sistemas de organización social, los símbolos, los mitos, actualmente está siendo atacada a ultranza mediante la imposición de la imagen pero también de un discurso que ya no tiene fundamentos profundos. De hecho, esa frase popularmente conocida que dice: “una imagen vale mas que mil palabras” puede ser un grave error. La imagen también puede mentir. Al renunciar a la TV y luego volver a verla esporádicamente uno se da cuenta de la falsedad y la tergiversación de las noticias en función de generar opiniones favorables para un determinado sector (económico, social, ideológico). La imagen es un poderoso instrumento de dominación social y masiva. No me es de extrañar que haya mas fanáticos de Youtube que lectores de blogs (y mucho menos de libros). En este proceso que ya está cumpliendo 50 años, varias generaciones completas nos hemos criado bajo el cuidado de la tele, posteriormente somos los adultos que ofrecemos a los niños la tablet o el smartphone para que se queden quietos y no molesten. Las consecuencias a largo plazo son desastrozas: Personas que creen “cualquier verdura”, como se dice en mi país, capaces de avalar decisiones sociales, humanitarias, culturales y políticas que en ningún otro momento de la historia podrían haber sido avaladas, ni siquiera pensadas. Y todo esto gracias a la preponderancia de una imagen que no merece ser explicada, y si lo es, siempre es en función de crear un pensamiento básico y superfluo, ofreciendo parches en lugar de verdaderas soluciones. Es la historia de toda la vida, con la diferencia, que parece que ahora la masa es mucho mas fácil de moldear.

control del otro lado

De esta manera se influencia en la política, en las elecciones de nuestros gobernantes (es por ello que los señores feudales en los países mas pobres siguen existiendo, y la corrupción es naturalizada), en las decisiones de la vida política (que afectan en lo económico y en lo social) y por último afecta las relaciones interpersonales e intrapersonales. Como si fuera una nube tóxica capaz de influenciarlo todo.

Sartori hablaba del auge de la era multimedia, y tiene sus serias sospechas de que internet sea usada de un modo constructivo: “Para el hombre de cultura, la salvación no consiste en transpasar la cancela que lleva al Edén de la red, si no mas bien la cancela que lo protege de la avalancha de mensajes. Porque el individuo se puede asfixiar en Internet y por Internet. Disponer de demasiada oferta hace estallar la oferta; y si estamos inundados de mensajes, podemos llegar a ahogarnos en ellos. Afirmo de nuevo que las posibilidades de Internet son infinitas, para bien y para mal. Son y serán positivas cuando el usuario utilice el instrumento para adquirir información y conocimientos, es decir, cuando se mueva por genuinos intereses intelectuales, y por el deseo de saber y entender. Pero la mayoría de los usuarios de Internet no es, y preveo que no será, de esta clase. La paidèia del video hará pasar a Internet a analfabetos culturales que rápidamente olvidarán lo poco que aprendieron en las escuelas, y por tanto, analfabetos culturales que matarán su tiempo libre en Internet, en compañía de “almas gemelas”, deportivas, eróticas, o de pequeños hobbies. Para este tipo de usuario, Internet es sobre todo un terrific way to waste time, un esplendido modo de perder el tiempo, invirtiéndolo en futilidades.”.

infoxicacion.jpg

 

Y todo ésto ¿Qué relación tiene con el Minimalismo?

Considero que el minimalismo es un buen principio para notar estas falencias sociales,  para razonar sobre estos daños masivos a la inteligencia colectiva y desde la individualidad, intentar compensarlos de alguna forma. Se dice que darse cuenta del problema es el 50% del tratamiento, entonces, darse cuenta del retroceso en la inteligencia y comenzar por uno mismo a crear soluciones, ya es un gran paso. Ya vendrán también aquellos que con una mirada mas amplia debatan sobre el problema central intentando dar soluciones globales.

Con herramientas como la priorización y el enfoque en lo importante, lo que hacemos es poner un filtro para separar lo real de lo ficticio, lo útil de lo fútil. Con el uso del minimalismo como herramienta, adquirimos habilidades para pensar de un modo distinto, aprender a decir no a la avalancha de información que nos contamina y a ser mas selectivos, pero también a hacer caso omiso a las modas que nos intentan hacer pensar de un modo homogéneo.

Ya he hablado de la importancia de renunciar al exceso de información masiva y a la dependencia a las redes sociales. Es hora también de entender que esta renuncia puede salvarnos de consumir no solamente productos, sino también ideales fabricados por los departamentos de ingeniería social. Es fundamental entender o al menos, intentar entender el funcionamiento desde dentro de esta masividad que es internet para no caer en la trampa de la que nos alertaba hace 20 años atrás Sartori: “(…).En principio va bien; pero en la práctica funciona peor. Y aquí sobre todo entra en juego Internet, que abre un nuevo y gigantesco juego. Pues las autopistas de Internet se abren, mejor dicho, se abren de par en par por primera vez especialmente a las pequeñas locuras, a las extravagancias y a los extraviados, a lo largo de todo el arco que va desde pedófilos (los vicios privados) a terroristas (los flagelos públicos) .Y esta apertura es más significativa en tanto en cuanto el hombre reblandecido por la multimedialidad se encuentra desprovisto de elementos estabilizadores y sin raíces «firmes». Así pues, aunque los pobres de mente y de espíritu han existido siempre, la diferencia es que en el pasado no contaban -estaban neutralizados por su propia dispersión- mientras que hoy se encuentran, y reuniéndose, se multiplican y se potencian. Una vez dicho esto, la tesis de fondo del libro es que un hombre que pierde la capacidad de abstracción es eo ipso incapaz de racionalidad y es, por tanto, un animal simbólico que ya no tiene capacidad para sostener y menos aún para alimentar el mundo construido por el homo sapiens. Sobre este aspecto, los especialistas en los medios callan a ultranza, y su parloteo sólo nos cuenta la radiante llegada de un «universo en vertiginosa evolución […] en el que todo individuo y toda realidad están destinados a disolverse y fundirse. El hombre se ha reducido a ser pura relación, homo communicans, inmerso en el incesante flujo mediático. Sí, homo communicans; pero ¿qué comunica? El vacío comunica vacío, y el vídeo-niño o el hombre disuelto en los flujos mediáticos está sólo disuelto.”

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s