5º Objetivo Minimalista: Espacio y tiempo libre de conectividad

Corro con una gran desventaja en este objetivo, y es que Mauro es un aficionado a la tecnología, trabaja de eso, y como buen ñoño, siempre está mejorando su computadora, regalándome mejores móviles o haciendo algo de magia para que mi vieja laptop sea más óptima. Y eso que soy una romanticona a la vieja usanza, aún me encanta escribir en papel y lo hago asiduamente pero, parte de la vida es aceptar que los demás nos cuiden como ellos pueden y desean, y a mi personalmente no me hace ningún daño que meta mano en mi pc para intentar mejorarla, aunque sólo use el WPS Writer para escribir (sí, uso Linux) y lo demás me resbale. El quiere demostrar su amor de esta forma, y yo soy feliz viéndole entusiasmado por mejorar mi vida.

Me fuí de tema, el desafío es diseñar espacios y tiempos libres de conectividad, pero para eso hay algunas diferencias que tenemos que poner sobre la mesa:

IMG_20180222_124301.jpg
Espacio libre de conectividad.

En primer lugar, el espacio del que hablo no es otro más que la habitación.Permitir que se invada ese espacio físico con cualquier artefacto tecnológico que implique prestarle atención va en detrimento del sentido del descanso. Hace poco más de dos años pudimos erradicar una computadora que oficiaba de pantalla para ver películas en Netflix con mucho éxito (por suerte nunca tuvimos tele) y ambos hemos comprobado lo bien que se duerme con el solo silencio de la noche. El próximo objetivo es erradicar el bendito móvil. Resulta que él lo usa de despertador, pero en el interín, también se puede usar para seguir viendo alguna serie o película en la cama, y una cosa lleva a la otra, y terminás scrolleando Instagram o Facebook a la una de la mañana. La luz azul nos arruina la existencia, nos excita los sentidos y por eso no podemos dejar de ver esa bendita pantallita aunque estemos cansados.

Lo mejor es suprimir del ambiente (no importa el día ni la hora) el smartphone. Sigo sosteniendo que la habitación sólo debe ser para descanso, el último reducto de resistencia contra la invasión del móvil. Dar batallas internas contra la ansiedad de no tenerlo cerca no es algo bueno. Es mejor observar qué lucha en el interior de cada uno cuando el móvil está lejos. Qué necesidad hay que puede llegar a reprimir cuando se orienta toda la atención a ese aparato, tal vez el miedo a sentirse sólo, abandonado, o peor aún, esa sensación insoportable de no querer estar con uno mismo a solas (si, me da igual que me digas que lo hacés por trabajo: Vos y yo sabemos que el fin último es distraerte de los quilombos de la vida). Y con ese conocimiento en mente, es mucho mas fácil y menos doloroso suprimir ese aparato de los lugares de descanso.

En segundo lugar, y aún más difícil, es promover horas libre de conectividad: Este experimento lo hice el año pasado y tuve muy buenos resultados. Se trata de desactivar el wifi en horas determinadas, y no volver a prenderlo hasta el otro día, luego de hacer a primera hora todo lo que hay que hacer. Este es un poco más complejo porque mientras yo me duermo a las 22hs y me despierto 5.30 hs. del otro día, Mauro se queda “nerdeando” hasta las 24 hs. aproximadamente y se levanta  a las 7 hs. Lo ideal, sería que, sin afectar su entretenimiento (sobre eso no me concierne intervenir), que el apagase el wifi al momento en que se va a acostar y luego yo lo prendería a media mañana para comenzar a trabajar. Los móviles quedarán en el living, preferentemente en la cazuela donde tenemos todo lo necesario para salir a la calle (billeteras, llaves, etc).

¿Cómo hacer en el cuarto para levantarse a las horas estipuladas?

Yo no tengo inconvenientes, porque salvo que el día anterior me haya acostado muy tarde, siempre me despierto sola a las 5.30 hs. Por suerte no necesito alarmas.

Para  Mauro, conseguiré un despertador, en el bazar chino, uno que no llame mucho la atención y que funcione bien. Eso será más que suficiente para proveernos a ambos de un buen descanso.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++PD: Si aún no tenemos sueño en las horas indicadas, podremos seguir en el living hasta que ya no demos más. El objetivo fundamental es entrenarnos para mejorar nuestra relación con la bendita tecnología y a la vez poner un límite a esa invasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s